Fundación de la Danza "Alicia Alonso" ISSN-e: 1989-9017
Fundación de la Danza "Alicia Alonso" ISSN-e: 1989-9017

La “tokenización” del principal activo digital de las Artes Escénicas y su implicación en la investigación.

INTRODUCCIÓN

La adaptación de la obra escénica al soporte audiovisual —como por ejemplo en formato cinematográfico— ha sido la forma en la que los espectáculos han podido expandir sus fronteras más allá de los escenarios desde inicios de siglo XX. (Wikström, 2013)

Las artes escénicas representan uno de los motores principales de la industria cultural y de las industrias creativas. (Ibid.) Los beneficios intrínsecos de estas industrias radican en el bienestar y la mejora en la calidad de vida de los ciudadanos, ya que no sólo son una fuente de ocio y entretenimiento, si no que albergan una serie de valores como la identidad, la tradición… tan imprescindibles como coadyuvantes para la sociedad. (Rodríguez Cafrán, 2017)

Una sociedad que se encuentra en constante evolución y que ha sido transformada para siempre por las nuevas tecnologías y la aparición de internet. La información nunca había sido tan accesible como lo es ahora, se han creado una serie de redes que facilitan el acceso a los contenidos —y por supuesto se incluye a los procedentes de la cultura y el arte— creando así, un modelo nuevo de comunicación que ha cambiado lo forma en la que vivimos. (Vogel, 2004)

Esa nueva forma de recibir la información conlleva un aumento del contenido digital en todas las áreas —y el aumento en la producción de material audiovisual procedente de las artes escénicas ha sido inevitable—. (Villanueva-Benito & Lacasa-Mas, 2017) Esta adaptación audiovisual ha traído consigo varios beneficios que han amparado a las artes escénicas en cuanto a la preservación y a la distribución y comercialización. Una situación que, aunque favorable, ha traído consigo una serie de dificultades para los artistas de las artes escénicas. (Celaya, 2014)

Con todo esto se puede decir que los profesionales del sector son los principales encargados de crear los productos y contenidos audiovisuales de la industria cultural — actores, directores, coreógrafos, bailarines, intérpretes… Los cuales a menudo se enfrenta a numerosos problemas a la hora de reconocer su autoría, recibir una compensación económica justa, y mantener una reputación sólida por la labor creativa realizada, pero que a través de las nuevas tecnologías pueden encontrar solución. (Harper, 2017)

MOTIVACIÓN

Para alcanzar el éxito, el requisito indispensable es tener un buen producto (Rodríguez Cafrán, 2017) —en el caso concreto de las artes escénicas sería crear un buen espectáculo, deseable de ser consumido. 

Aunque esta misiva parece lógica, desde hace casi cuatro décadas el paradigma del comercio ha cambiado, ya en la década de los 80 Bill Gates vislumbraba:

“Si no está en Internet, no existe” 

Desde aquella frase hasta nuestros días se ha ido gestando la importancia que ha alcanzado internet hoy en día, donde las nuevas generaciones han modificado las formas de consumo, y el producto digital, el comercio electrónico (e–commerce) y las redes sociales se han convertido en los protagonistas. (Arenzana, 2015)

La aparición de las redes sociales ha cambiado la forma en la que los espectadores y públicos consumen las artes escénicas. Ahora, los espectadores han adquirido una presencia activa incluso antes de ver el espectáculo, tienen acceso a los actores, bailarines, intérpretes… buscan conocer, relacionarse e informase… en definitiva las redes sociales han permitido crear una comunidad con interés por las artes escénicas que facilita las labores de fidelización del público. (Ibid.)

La red es la mejor manera de promoción tanto para pequeñas como grandes compañías, incluso para creadores en solitario. Los artistas de esta manera, se han convertido en los encargados de llenar internet y sus redes sociales de contenido audiovisual. (Arenzana, 2015) Pero, ¿Quién lo protege?

Blockchain promete ser la solución. Desde hace unos años esta tecnología ha generado un nuevo paradigma en el que se puede comprender como debido a sus características tiene la capacidad de resolver muchos de los problemas que encuentran los artistas del sector. (Rodríguez Cafrán, 2017)

Ante estos conflictos, la tecnología blockchain ofrece una serie de beneficios que parten de su naturaleza pública, descentralizada y transparente para liberar en gran medida a los artistas de sus responsabilidades en la gestión del material audiovisual. (Rodríguez Cafrán, 2017)

Esta tecnología ayudaría a los creadores a certificar su propio contendido digital sin la intermediación de terceros a la vez que evitan el uso fraudulento de su obra. (Takahashi, 2018), y además permitiría establecer cláusulas de ejecución automática previamente acordadas, que podrían derivar en una gran mejora en la monetización de la obra y facilitaría la imposición que internet y su modelo de consumo a través de redes sociales han fomentado en nuestra sociedad. (Ibid.)

Con esta nueva tecnología de confianza, se podrían crear nuevos sistemas de distribución y difusión con los que se generarán nuevos valores que propiciarán la evolución y el desarrollo de la creación escénica.

BREVE INTRODUCCIÓN A BLOCKCHAIN

El blockchain, o en español cadena de bloques, es una tecnología que consiguió salir a la luz en noviembre del año 2008 y firmado bajo el sobrenombre de Satoshi Nakamoto —una persona o un grupo de personas; la identidad de Satoshi quizá sea uno de los secretos más relevantes y mejor guardados de la actualidad—. Pero esta tecnología no es el resultado de una breve investigación, sino que ha sido posible gracias al trabajo e investigación de más de 40 años. (Nakamoto, 2008)

Tras más de 12 años desde la aparición del primer whitepaper de blockchain podemos considerar a esta tecnología todavía joven, pero no debemos subestimarla, puesto que está cambiando el modelo de nuestra sociedad, de nuestras políticas y de nuestras economías. 

Aunque todo empezó en el famoso campo de las criptomonedas, ha ido convirtiéndose en un campo de aplicación totalmente multidisciplinar que está teniendo gran éxito a nivel global, gracias a la gran cantidad de aplicaciones y soluciones que proporciona en infinidad de especialidades. (Tapscott et al., 2017)

QUÉ ES BLOCKCHAIN

Blockchain no es más que una relativamente nueva tecnología cuya finalidad es generar y registrar transacciones a través de internet. No debemos confundirlo con una página web o aplicación, ni tan siquiera con una empresa. Este nuevo protocolo puede ser utilizado para desarrollar muchas de las utilidades que nos proporciona internet. (Mougayar, 2017)

Su funcionamiento parte de un precepto simple pero que puede resultar complejo su entendimiento si se ahonda en los detalles más profundos, aunque la idea básica es sencilla:

Según Pastorino (2018) una transferencia en la que se genera un bloque que almacena: 

· Un conjunto de registros o transacciones (que pueden ser los datos de una criptomoneda, o contener cualquier tipo de contenido digital en bytes como imágenes, vídeo, audio…).

· Información referente al bloque (como su posición en la cadena).

· Una vinculación con el bloque anterior y posterior a través del llamado hash (un código único que sería como la huella digital del bloque).

Consecuentemente, cada bloque adquiere una posición concreta e inamovible en la cadena de bloques, debido a que cada bloque contiene la información del hash del bloque anterior y posterior. La cadena completa se guarda en todos y cada uno de los nodos de la red, y se almacena una copia exacta de la cadena en todos los participantes. (Tapscott et al., 2017) (Antonopoulos, 2019)

Este tipo de transferencias digitales, tienen la característica de que sólo el destinatario puede recibirla pero que a la vez todo el mundo puede dar validez a la transferencia, se producen gracias a blockchain, (Antonopoulos, 2019) y a dado lugar a que:

“En el pasado, las grandes instituciones financieras podían utilizar los fondos de sus clientes como lo consideraban conveniente, sin que nadie lo supiera, y no siempre en la forma más efectiva u honesta, siendo la crisis financiera de 2008 el epítome de este mismo problema.”(Díez García & Preukschat, 2017) 

Esta nueva tecnología esta revolucionando muchas industrias y sectores tomando una infinidad de direcciones diferentes. Al ser una tecnología tan reciente, no podemos saber con exactitud la dimensión de su alcance. Aunque en su mayoría se asocia al sector económico–financiero por su aplicación más conocida —el bitcoin— hay muchas industrias y sectores que ya se están aprovechando de los beneficios que otorga el blockchain. (Gates, 2017)

El atractivo principal que pueden encontrar las artes escénicas y las industrias creativas del espectáculo en generar contenido en blockchain, es la gran cantidad de datos que puede almacenar un bloque. (Rodríguez Cafrán, 2017) Por ejemplo, se puede generar un bloque —o lo que es lo mismo, una transacción o registro— de un espectáculo de teatro musical en el que intervienen una serie de profesionales que van desde los autores, cantantes, productores, hasta los técnicos especializados, etc. Y aparecer todos ellos en el conjunto de registros del bloque y favorecerse de todos los beneficios que blockchain aporta.

INMUTABILIDAD

La inmutabilidad es uno de lo beneficios inherentes de blockchain ya que gracias a su diseño permite crear registros inalterables. Esta característica se convierte en los cimientos sobre los que blockchain sustenta su capacidad de proporcionar plena confianza, que ha colocado a esta tecnología como eje principal de una revolución en la que ya se está vislumbrando una trasformación en el internet que conocemos y en nuestra sociedad. (Pastorino, 2018)

La naturaleza inmutable de blockchain viene dada por el paradigma de la tecnología distribuida y las funcionalidades de seguridad que implementa. Cada nodo de la red almacena una copia exacta de la cadena de bloques, y la validez de dicha cadena viene dada por el consenso de los nodos, si alguno de los nodos presenta alguna cadena con un bloque diferente al resto de copias que tienen los demás nodos, esa copia es descartada automáticamente, y se actualiza por la copia consensuada de los demás nodos. 

Al ser un registro consensuado, donde todos los nodos abarcan la misma información, resulta casi imposible alterar la misma, lo que garantiza su integridad. Si un atacante quisiera modificar la información en la cadena de bloques, debería modificar la cadena completa en al menos el 51% de los nodos, lo que se convierte en algo criptográficamente imposible.  (Antonopoulos, 2019)

En definitiva, toda información registrada en uno de los bloques de la cadena es inmutable y perpetua. (Ibid.)

«La tecnología de blockchain nos permite almacenar información que jamás se podrá perder, modificar o eliminar» (Pastorino, 2018)

CRIPTOGRAFÍA

Todo comenzó en la primera mitad del siglo XX, donde varias acciones militares asentaron las primeras técnicas de criptografía. Estas acciones fueron en su origen creadas bajo el control de los gobiernos, y sería a partir de estos avances que surgiera años más tarde la conocida criptografía de clave pública, que se establece como el principal precedente para el desarrollo de blockchain. (Turing, 2017)

La base de la inmutabilidad de esta tecnología se centra en el uso de algoritmos criptográficos que garantizan a la vez que verifican, la integridad de los datos que aguarda en la cadena de bloques. (Díez García & Preukschat, 2017)

Estos algoritmos matemáticos y criptográficos tienen como única finalidad la creación de una huella digital para el contenido, y nunca se ocultará a través de ellos la información que contiene. Lo que lleva consigo que, si se aplican sobre un conjunto de datos análogos, se obtendrá siempre el mismo resultado, pero si se percibe el más mínimo de los cambios, se modificaría por completo la huella. (Ibid.)

La integridad de los datos insertados en blockchain se obtiene principalmente mediante dos estrategias criptográficas: los algoritmos de hash y las firmas digitales: 

· Los algoritmos de hash proporcionan la huella digital al conjunto de datos con el único objetivo de verificar que los datos no han sido alterados. Llevan consigo, además, la información del bloque anterior y posterior y así garantizar también su posición en la cadena. (Antonopoulos, 2019)

· Las firmas digitales cifran el hash o huella digital originada, para que cualquiera pueda verificar la identidad del usuario y éste deba responsabilizarse de la veracidad de la transacción. (Ibid.)

Estas estrategias de criptografía son aplicadas por blockchain en diferentes puntos de la cadena de bloques para garantizar que la información no pueda ser modificada sin ser detectado. (Díez García & Preukschat, 2017) (Tapscott et al., 2017)

Los encargados de resolver las ecuaciones matemáticas necesarias para el encriptado se les denomina ‘minas’ y por cada transacción que resuelvan y, por tanto verifican y responsabilizan, se les recompensa a través de la criptomoneda. (Antonopoulos, 2019) Durante este procedimiento, se difunde la transacción confirmada a todos los ordenadores de la red conectados, para que se guarde también una copia de ello. Esta difusión se realizará, si la transacción cuenta al menos con seis confirmaciones de las minas. (Ibid.) Se genera así una red de confianza que fundamenta la inmutabilidad de la cadena de bloques.

TRANSACCIONES TRANSPARENTES

Otra de las características que tiene blockchain es la disponibilidad permanente de consulta a través de internet. Para poder acceder a la red de bloques, es necesario utilizar un terminal denominado ‘wallet’ o ‘cartera digital’. Estos terminales de las transacciones no están unidos a ninguna identidad publicada, sino que están representadas por una secuencia de caracteres aleatorios (clave que es pública) y protegida por otra de secuencia (clave privada) que es generado a su vez por un algoritmo criptográfico. (Antonopoulos, 2019)

Es aquí, donde radica la transparencia de blockchain, ya que se pueden consultar en cualquier momento y en cualquier lugar el registro de cualquier transacción de clave pública a través de una conexión a internet. (Ibid.) 

Este nivel de transparencia otorga una responsabilidad nunca vista hasta el momento en ningún sistema financiero, y provoca la eliminación de cualquier posibilidad de fraude. (Alonso Lecuit, 2019)

Como hemos visto en el apartado anterior, los nodos o ‘mineros’ se encargan de crear los bloques que forman la cadena añadiendo a cada uno de ellos un hash y, como estamos viendo ahora, se encargan también de hacerlas públicas. 

Con estos dos factores, se puede afirmar que blockchain nos permite llevar una contabilidad pública de manera totalmente transparente de todas las transacciones que se realizan la red, sin posibilidad de fraude, ni de pérdida de datos y totalmente trazable y rastreable. (Alonso Lecuit, 2019)

CONTRATOS INTELIGENTES

El término ‘contrato inteligente’ describe la opción de crear leyes contractuales a través del diseño de protocolos digitales derivados de contratos tradicionales —estos pueden ser de diferentes naturalezas, como por ejemplo de contratación laboral, o de repartición de benéficos—. (Valencia Ramírez, 2019) En definitiva, los Smart Contract o contratos inteligentes son un programa informático que facilita, garantiza, y ejecuta los acuerdos registrados entre dos partes. (Ibid.) Este término fue creado por Nick Szabo, un científico de nacionalidad estadounidense en el año 1994. (Gates, 2017)

Una de las peculiaridades que alberga blockchain es su capacidad para registrar en él y ejecutar este tipo contratos inteligentes. (Valencia Ramírez, 2019) Aunque en un principio los contratos estaban vinculados a las páginas web y aplicaciones de internet, la gran novedad que acarrea su incorporación a blockchain es que ahora son formulados en el lenguaje de encriptación que lleva intrínseco blockchain, y por tanto, pasan a forma parte de la cadena de bloques inmutable. (Naughter, 2018)

Estos contratos requieren de plataformas digitales y de un lenguaje informático especial que permite que tengan la característica de ejecutarse de forma automática con las condiciones estipuladas, y debido a que a su vez esta verificado por la cadena de bloques no se requiere de ningún tercero que verifique o de autenticidad al contrato ni a su ejecución. (Jaimovich, 2018)

ATRIBUCIÓN DE AUTORÍA 

Blockchain a través de diferentes aplicaciones no financieras, permite a los usuarios almacenar de forma anónima y segura un resumen criptográfico de un archivo vinculado a la hora en que el usuario envió el archivo. (Valencia Ramírez, 2019)

Esto que puede parecer en cierta medida una obviedad, es el primer servicio que a través de internet permite a un usuario demostrar públicamente que posee un archivo determinado, sin la necesidad de revelar el contenido o su propia identidad y además de una manera completamente verificada. (Alonso Lecuit, 2019)

Gracias a las peculiaridades de esta tecnología de la confianza, un contrato inteligente es capaz de actuar como una interfaz de blockchain que a partir de unas reglas determinadas permiten la gestión y el almacenamiento de atributos de identidad. (Valencia Ramírez, 2019) Para ello se vale de la relación entre la certificación digital y las reglas establecidas en dicho contrato. (Ibid.)

Desde hace unos años se ha emprendido una lucha contra el plagio a través de una serie de proyectos basados en la tecnología de la confianza. 

El almacenamiento de datos descentralizado junto a la aplicación de esta tecnología permite que se garantice con seguridad la aplicación de los logaritmos de encriptación y por tanto su imperturbabilidad. (Banafa, 2019)

Gracias a estas peculiaridades de blockchain se ha permitido la creación de una base de datos distribuida que permite poner solución a los problemas que existen a la hora de distribuir con seguridad cualquier contenido original en un formato digital — vídeos, música, imágenes…— ya que esta tecnología permite registrar e identificar el seguimiento online de los trabajos creativos además de certificar la autoría. (Elder, 2018)

En nuestra era digital prácticamente cualquier persona tiene acceso a internet, lo que permitiría que cuando se produzca una posible infracción estos usuarios puedan enviar una alerta a través de sus dispositivos mediante el uso de fotografías, vídeos, o sonidos. Este contenido digital enviado se registraría en blockchain, se almacenaría y transferiría directamente al titular de derecho. En el caso de que se produjera infracción, el titular tendría la oportunidad de tomar medidas contra el consumidor fraudulento. (Ibid.)

Esta forma de aplicar la tecnología blockchain da lugar a nuevas vías de protección contra el plagio.

DISTRIBUCIÓN Y MONETIZACIÓN

Los contenidos digitales viven en estos momentos su mayor apogeo y el causante principal es internet. El internet de la información que consumimos origina a diario más de 4.600 millones de contenidos entre vídeos, artículos, correos electrónicos, post en redes sociales, etc. (Arenzana, 2015) Este auge en la creación de contenido digital trae consigo una revolución en la forma de distribución que ha beneficiado en gran medida a los consumidores, pero que ha dejado en desventaja y en la retaguardia a los creadores que encuentran grandes problemas a la hora de monetizar su trabajo. (Calatayud & Blasco, 2015)

De nuevo, gracias a la labor que hacen conjuntamente las características intrínsecas de blockchain y su capacidad de albergar contratos inteligentes, permite redefinir un nuevo entorno para las industrias de los contenidos digitales a la hora de cambiar la situación de desventaja que sufren los creadores de contenido digital. (McConaghy et al., 2017)

Los contenidos digitales pueden ser protegidos y probar su creación original a pesar de la posibilidad de replica y/o transformación de los mismos. Esto se hace posible mediante un registro universal de los contenidos a través de blockchain que permitiría la obtención de licencias para la distribución, así como el rastreo de su uso. (Takahashi, 2018)

El nuevo modelo originado por el ‘internet de las cosas’ da lugar a la desintermediación de la distribución de los contenidos digitales, creando un entorno seguro y transparente de consumo, distribución y monetización. (McConaghy et al., 2017)

Este entorno seguro y transparente, además es público, lo que le convierte en abierto y participativo, favorece la creación de cláusulas nuevas de compensación para los creadores en función de la reputación o impacto de los contenidos. (Ibid.)

Los beneficios que se obtienen de la creación de un sistema que establezca precios dinámicos son algo inaudito hasta el momento. En primer lugar, conseguiría una tasación de los contenidos más eficaz. (Alonso Lecuit, 2019)

Observando las transacciones que genera el contenido digital, se puede obtener con exactitud la demanda que motiva y por consiguiente valorar con gran precisión el precio más adecuado para cada momento. Lo que viene a simplificar el valor que el autor pone a su obra sin la necesidad de terceros. (Ibid.)

Lo revelador de este sistema es que acerca los creadores al mercado, permitiéndoles prescindir de los gestores y de las cláusulas restrictivas de las entidades de gestión y plataformas de distribución, permitiendo a los propios autores ofertar reducciones en los precios de sus obras en los momentos más competitivos.

SISTEMA DE REPUTACIÓN

Para poder entender el concepto de reputación primeramente debemos acudir a la definición de la RAE que la describe como una “opinión o consideración que se tiene hacia alguien o algo, y el prestigio o estima que son tenidos por alguien o por algo”. 

Esta definición se corresponde en su totalidad con la opinión del investigador social Óscar del Santo que definen la reputación digital como “la calidad general o carácter particular visto y/o juzgado por un conjunto de personas derivadas de la red social subyacente y que es visible a nivel mundial por todos los miembros de dicha red”. (Del Santo, 2014)

La reputación esta íntimamente ligada a la confiabilidad, y puede hacer referencia a un grupo, a un individuo o a algo en concreto. (Leiva-Aguilera, 2012)

El medio online ha constituido un cambio en los sistemas de reputación que se prevé perpetuo. Internet ha permitido que cualquier usuario de la red pueda opinar libremente y sin censura sobre cualquier obra, persona, hecho, etc. influyendo de forma significativa en la percepción y reputación del que recae, incluso aunque esta opinión no provenga directamente de un usuario implicado o conocedor. (Del Santo, 2014)

Estos sistemas de reputación de ‘experiencia directa’ fueron validos en la era analógica, pero han quedado obsoletos en la era digital en la que vivimos. (Rahimi & El Bakkali, 2017)

Blockchain sin duda, presenta una alternativa a estos modelos de reputación gracias a su naturaleza inmutable y transparente, en la que ofrece mayor seguridad para luchar contra la corrupción en internet. (Ibid.)

«Blockchain podría convertirse en un auténtico sistema de reputación individual y/o corporativa con un alto nivel de credibilidad dada su capacidad para registrar la propia historia personal o de cualquier organización y erigirse en consecuencia como un instrumento eficaz para proporcionar mayor seguridad y transparencia combatiendo la corrupción estructural.» (Sunyer, 2018)

PLATAFORMAS DE GESTIÓN DEL CONTENIDO DIGITAL BASADAS EN BLOCKCHAIN

En este capítulo veremos como blockchain y su gran potencial están ayudando a mejorar la gestión de otros sectores. En la actualidad, disponemos ya de plataformas que brindan servicios para el reconocimiento de autoría de forma totalmente segura para los autores, plataformas que ayudan a la gestión de la distribución y monetización a través de la asignación de una identidad criptográfica y sin la necesidad de ningún tercero, librándoles de los pagos de gestores u obligaciones por parte de las entidades de gestión.

Aunque estas plataformas no están ni enfocadas, ni diseñadas explícitamente para el sector cultural de las artes escénicas, a lo largo de este capítulo nos dispondremos a presentar una recopilación de proyectos construidos en blockchain cuyas características y prestaciones servirían para mitigar los problemas de los profesionales de las artes escénicas en la gestión del contenido audiovisual.

PO.ET

Para poder entender esta aplicación debemos conocer como surgió. El predecesor directo de Po.et es una aplicación llamada Proof of Existence que vio la luz en 2013 de la mano de Manuel Aaroz y se convirtió en una de las primeras aplicaciones que no se dedicaba a las actividades financieras dentro de la cadena de bloques, y permitía a los usuarios guardar un registro de la hora y un resumen criptográfico de un archivo en el momento en que el usuario enviaba el archivo. Consolidándose por fin el primer servicio a través de internet y sin intermediarios que permitía demostrar de forma pública la posesión de un archivo. (Po.et Foundation, 2017)

Como indica en su whitepaper Po.et busca solventar tres problemas clave sobre los contenidos digitales en el Internet de hoy: 

· Propiedad 

· Utilización y licencias 

· Trayectoria

Con la llegada de Po.et se amplían los límites de la aplicación del 2013, permitiendo añadir al usuario el archivo original, a parte del sellado de tiempo y hash que ya se utilizaban. Este cambio permite ahora que el archivo original y sus metadatos sean reconocible a través de blockchain y, por tanto, que se pueda verificar tanto la autenticidad del archivo original como la autenticidad de los metadatos asociados a la vez que queda conservado el contenido digital bajo condiciones que favorecen la salvaguarda. (Faria, 2019)

Diseñado especialmente para los medios escritos, la literatura y la prensa digital, permite generar un certificado de propiedad inmutable de obras digitales debido a su estructura capaz de grabar la propiedad y metadatos de los archivos de medios digitales. Asimismo, favorece el seguimiento y la otorgación de licencias de activos en la web, y permite descubrir nuevos recursos y su autenticidad. (Ibid.)

Internet trajo consigo los beneficios de eliminar las barreras para acceder a publicar y libero el acceso a la información. Gracias a Po.et se permite el acceso para descubrir más información, como quién posee la autoría, si existe licencia para la reutilización y la trayectoria editorial del contenido. (Pettit, 2018)

Hasta ahora, para poder registrar una obra en internet debía ser incluida en bibliotecas muy específicas según el contenido como Creative Commons o Getty Images, u otras organizaciones expedidoras de licencias. A partir, de este momento gracias a la tecnología blockchain se amplían los mercados ya existentes y se permite a los usuarios descubrir y verificar su propio contenido en internet. (Burchardi, 2018) 

De esta manera, los artistas de las artes escénicas y su problema a la hora de certificar la autoría y evitar el uso fraudulento de su obra que vimos en el capítulo 4.1, podrían encontrar la solución en la tecnología blockchain al igual que lo están haciendo sus análogos de las artes literarias.

BITMOVIO

El sector audiovisual no ha tardado en buscar la forma de beneficiarse de las ventajas de la tecnología blockchain. Uno de los pioneros ha sido el proyecto californiano BitMovio que salió al mercado en el año 2018 con Simon Zhu a la cabeza. 

«Queremos transformar la manera en que los usuarios y creadores participan en el ecosistema de contenido de vídeo» (Simon Zhu,2020)

El proyecto que está en estos momentos en sus inicios, su fundador destacó a la revista “observatorio blockchain” que se trata de una mezcla entre Patreon, Netflix y Twitch, pero habilitado con la tecnología de la confianza. (Maldonado, 2020)

Gracias a esta base tecnológica que lleva en sus raíces, permite a los creadores monetizar sus contenidos a la vez que sus usuarios ganan dinero por consumirlos. (Ibid.)

Los creadores adquieren una infraestructura que les da la posibilidad de explotar y distribuir su obra sin necesidad de terceros, permitiendo a sus fans compartir y transmitir el material a través de la red. BitMovio permite a los creadores de material monetizar su obra con total libertad, no sólo a través de las visualizaciones, si no que les permite recibir pagos directamente de la audiencia, la cual también recibe su compensación económica a través del visionado de publicidad. (BITMOVIO Co., 2019)

La puesta en marcha de contratos inteligentes que utiliza BitMovio genera el perfecto funcionamiento del proyecto. La criptomoneda en que está basado su funcionamiento es el Ethereum, es decir, todas las transacciones realizadas son de carácter público y accesible, lo que representa un giro si se coge de referencia otras plataformas de visionado que tienen sus propias normas y políticas de monetización que cambian continuamente. (Maldonado, 2020) 

Para los artistas de las artes escénicas el tener una plataforma donde colgar su material audiovisual y que les permita usar la tecnología de los contratos inteligentes supone un cambio nunca visto hasta el momento en la forma de distribución y monetización de las artes escénicas.

A partir de ello los artistas podrían establecer cláusulas que se ejecutarían automáticamente y que permitirían una repartición y distribución de los beneficios según acuerdos previos. Esto beneficiaría a los intérpretes que sufren problemas con las plataformas actuales las cuales únicamente dan beneficios al usuario que sube el vídeo.

Además, los problemas que encontraban los creadores y artistas del espectáculo a la hora de sacar beneficio de su obra, así como la libertad para elegir el precio que dan a la visualización o descarga, quedarían resueltos a través de los contratos inteligentes que ofrece BitMovio.

Un proyecto como es BitMovio modifica la experiencia de los usuarios — creadores y espectadores— en el modo en el que se concibe en la actualidad las plataformas de vídeo. Debido a la sustentación de la plataforma a través de una tecnología de carácter público y descentralizado permite a los creadores saber quien ve sus obras y conocer con más facilidad cuales son los gustos de sus espectadores. (Maldonado, 2020)

BitMovio ha desarrollado la autenticación de la identidad de los espectadores, y de este modo a mejorar la reputación de los creadores y sus obras. (Ibid.)

KOLOKIUM

Kolokium es una empresa española que como indica en su página web se dedican a la aplicación de la gestión de la identidad digital gracias a la tecnología blockchain. El concepto de ‘identidad digital’ se refiere a un término que es utilizado de manera universal, es decir, que se puede otorgar a personas, pero también a procesos u objetos. (Sotomayor, 2018)

Crear un encuadre de trabajo basado en línea en la tecnología de la confianza y que capacite tanto a personas como cosas y procesos de una identidad digital, permite crear nuevas formas de relación basadas en la confianza. (Universo Fintech, s. f.)

«Blockchain permite gestionar de manera segura la identidad de todos los componentes que participan, ya sean personas que interactúan, cosas que generan y consumen datos o procesos» (Sotomayor, 2018) 

Con este tipo de aplicación de la tecnología de la confianza se podría poner fin a muchos de los problemas que afectan a los profesionales de las artes escénicas en cuanto a la reputación y valoración de sus obras. De esta manera, se puede ofrecer mayor seguridad para luchar contra la falsa información, la competencia desleal y la corrupción en internet.

Por otro lado, permitiría a los artistas conocer la identidad de aquellos que más apoyan su trabajo y de sus seguidores. Lo que llevaría a poder ofrecer un método de reconocimiento con estos fieles usuarios y facilitar así que estos continúen con su apoyo. 

Todo esto se podría realizar también de forma automática gracias a los contratos inteligentes que permitirían por ejemplo a un creador establecer una cláusula en la que las primeras 100 personas que compartan el enlace de su obra recibiesen una recompensa automática. Utilizando una URL que admitiera el seguimiento, se permitiría recompensar automáticamente a las personas que cumplan el requisito.

CONCLUSIONES

Con este estudio se ha tratado de identificar y dar solución a los problemas que están sufriendo los artistas de las artes escénicas con el avance tecnológico, en cuanto a la gestión y distribución del material digital originado a raíz de sus obras.  

Gracias a la era digital en al que vivimos y al internet que conocemos, los artistas de las artes del espectáculo pueden realizar por sí mismos únicamente algunas de las tareas que conllevan la gestión del material digital de su obra. 

Por ello se han visto obligados a recurrir a gestores, productores y un sinfín de terceros e intermediarios para salvaguardar la gestión, producción y/o comercialización de su obra. Una situación que aparenta ser utópica, pero que se aleja totalmente de las necesidades de los artistas del siglo XXI.

Varios estudios concuerdan que el trabajo de muchos creadores en el campo de las artes escénicas se ve afectado por una problemática en los temas de:

· Reconocimiento de la autoría 

· Distribución y monetización de la obra

· Mantenimiento de la reputación

Atendiendo a estos conflictos y tras el estudio de las nuevas opciones que la tecnología blockchain ofrece a través de su naturaleza pública, descentralizada y distribuida hemos indagado en los proyectos que proponen mejoras o nuevas propuestas y soluciones.

Como hemos visto, en los últimos años se han ampliado los limites de aplicación a los cuales ahora se permite añadir a la cadena de bloques el archivo original, a parte del sellado de tiempo y el hash, lo que pone solución a las dificultades que encuentran los artistas de las artes escénicas a la hora de registrar la autoría de sus obras, por lo que podemos afirmar que a través de blockchain se puede almacenar de manera segura y fiable un registro de autoría del contenido digital de las artes escénicas a la vez que se promueve la conservación y la salvaguarda del patrimonio inmaterial inherente a las artes del espectáculo.

Todo ello a su vez se puede llevar a cabo sin la necesidad de registrar el contenido en bibliotecas y organizaciones expendedoras de licencias digitales —como Creative Commons o Getty Images por ejemplo— o en el propio Registro de la Propiedad Intelectual del Ministerio de Cultura y Deporte de España. Consecuentemente podemos decir que la tecnología de la confianza permite a los usuarios tanto registrar como verificar su propio contendido digital sin la intermediación de terceros a la vez que evitan el uso fraudulento de su obra.

Por otra parte, la capacidad de blockchain de albergar contratos inteligentes abre un mundo de posibilidades hasta ahora inexploradas para los artistas de las artes escénicas en cuanto a la monetización y rentabilización de su obra o interpretación a través del material digital.

Con el establecimiento de cláusulas de ejecución automática en los contratos inteligentes previamente consensuadas y acordadas, se repartirían y se distribuirían los beneficios de explotación de la obra. Este avance en el rendimiento monetario supondría una solución y beneficio para los intérpretes que tanto necesitan de esta nueva utilidad.

Además, se produciría una liberación de los precios que permitiría a los creadores, artistas e intérpretes establecer el valor de la visualización o descarga de sus obras, facilitando así la obtención de beneficios a través del material digital de sus representaciones escénicas.

Internet y su modelo de consumo a través de redes sociales han impuesto en nuestra sociedad una nueva forma de promoción y difusión en la que la audiencia ha tomado participación y ha alcanzado más protagonismo que nunca. 

Crear un sistema de reputación propulsado por contratos inteligentes permitiría compensar los esfuerzos de promoción de los espectadores que colaboren con la obra gracias a la tecnología blockchain y su capacidad para otorgar ‘identidad digital’. Asimismo, las tareas de promoción y divulgación de las obras se separan ligeramente de los creadores y artistas y se genera una audiencia activa, con seguidores y espectadores más participativos.

Además, con la implantación de la ‘identidad digital’ y el trazado de la información que almacena blockchain, en los sistemas de reputación se conseguiría aumentar la seguridad y fiabilidad en las valoraciones, pudiendo luchar contra la falsa información, la corrupción y la competencia desleal; esto garantizaría la emisión de comentarios o valoraciones únicamente a identidades que hubiesen usado y/o visionado la obra.

La cercanía y la confianza se vería amplificada y desembocaría en una colaboración más activa y eficaz entre los profesionales de las artes escénicas y sus públicos. 

Consiguientemente podemos afirmar que los artistas de las artes escénicas podrían de una forma transparente y sin intermediarios reconocer la autoría de sus obras, distribuir y monetizar su obra, así como mantener una reputación verificada y confirmada, a través de una plataforma sustentada bajo la tecnología blockchain.

 “Lo que es importante es empezar a hacer pruebas, trabajar, intentar, lanzar proyectos, porque si no, cuando intentas ponerte a la altura se te ha pasado la ola”. Carlos Kuchkovsky (2019), gurú blockchain BBVA.

Esta transformación de la era digital es inminente, y las artes escénicas tan importantes para el desarrollo de la cultura deberían sumarse a la carrera de la tecnología del cambio para estar a la altura de lo que se presume un desarrollo industrial nunca visto hasta el momento. Blockchain tiene la capacidad para convertir en realidad lo que parece hoy una ilusión.

BIBLIOGRAFÍA

Aguilar, C. (2010). Contenido audiovisual. http://glossarium.bitrum.unileon.es/Home/contenido-audiovisual

Alonso Lecuit, J. (2019). La seguridad y privacidad del blockchain, más allá de la tecnología y las criptomonedas. 11.

Antonopoulos, A. M. (2019). The Internet of Money Volume Three. Merkle Bloom LLC.

Arenzana, D. (2015). Imágenes de redes sociales ¿dónde radica su importancia? SEMrush Blog. https://es.semrush.com/blog/imagenes-de-redes-sociales-importancia/

Banafa, A. (2019, diciembre 23). Las diez tendencias de Blockchain en 2020. OpenMind. https://www.bbvaopenmind.com/economia/finanzas/las-diez-tendencias-de-blockchain-en-2020/

Benkler, Y. (2006). The wealth of networks: How social production transforms markets and freedom. Yale University Press.

Bercovitz Rodríguez-Cano, R., Bercovitz Álvarez, G., Cámara Águila, M. del P., Erdozain López, J. C., Garrote Fernández-Díez, I., González Gozalo, A., López Maza, S., Marín López, J. J., Martínez Espín, P., Minero Alejandre, G., Moralejo Imbernón, N., Morillo González, F., Pérez de Castro, N., & Sánchez Aristi, R. (2019). Manual de propiedad intelectual. Tirant lo Blanch.

BITMOVIO Co. (2019). BITMOVIO:  GAMIFIED VIDEO ENTERTAINMENT PLATFORM FOR THE FORTNITE GENERATION Whitepaper V1.0 [Whitepaper]. https://docs.wixstatic.com/ugd/f5fb35_1c48309335af48f8aa1e4352133be1ba.pdf?index=true

Burchardi, K. (2018). The blockchain will disrupt the music business and beyond. WIRED UK. http://www.wired.co.uk/article/blockchain-disrupting-music-mycelia

Calatayud, P. L., & Blasco, A. H. (2015). ANÁLISIS DE LA SITUACIÓN ECONOMICO-FINANCIERA DE LAS ARTES ESCÉNICAS EN ESPAÑA. 108.

Camañez, G. (2007). La dificultad de digitalizar la memoria audiovisual | Telos. Telos, 70. https://telos.fundaciontelefonica.com/archivo/numero070/la-dificultad-de-digitalizar-la-memoria-audiovisual/

Carrillo Quiroga, P. (2015). La investigación basada en la práctica de las artes y los medios audiovisuales. Revista mexicana de investigación educativa, 20(64), 219-240.

Carvajal Rodrigez, E. (s. f.). Artes Escénicas.pdf | Arte de performance | Tragedia griega. Scribd. Recuperado 1 de abril de 2020, de https://es.scribd.com/document/243573125/Artes-Escenicas-pdf

Celaya, J. (2014). Las nuevas tecnologías revolucionan las artes escénicas. http://nexo5.com/ent/3174/las-nuevas-tecnologias-revolucionan-las-artes-escenicas

Chen, J., Tian, Z., Cui, X., Yin, L., & Wang, X. (2019). Trust architecture and reputation evaluation for internet of things. Journal of Ambient Intelligence and Humanized Computing, 10(8), 3099-3107. https://doi.org/10.1007/s12652-018-0887-z

Cohelo, T. (2017). El marco decisivo. Arte y tecnología en el siglo XXI. 9.

Colomer, J. (2016). Estudio sobre la situación de las artes escénicas en España. Academia de las Artes Escénicas de España.

Del Santo, Ó. (2014). Reputación Online Para Todos (2a Edición). https://www.soyunamarca.com/por-fin-llega-reputacion-online-para-todos-2a-edicion/

Delgado Porras, A. (Ed.). (2006). Protección y límites del derecho de autor de los creadores visuales. Trama Editorial.

Díez García, D., & Preukschat, A. (2017). Blockchain: La revolución industrial de internet.

Elder, R. (2018). Blockchain tokens could transform the music industry. Business Insider. http://www.businessinsider.com/blockchain-could-transform-the-music-industry-2017-11

Faria, J. (2019, marzo 29). ¿Qué es Po.et (POE)? Una opción para monetizar contenido creativo en blockchain. Bitcoin.es tu portal de información de criptomonedas. https://bitcoin.es/criptomonedas/que-es-po-et-poe-un-opcion-para-monetizar-contenido-creativo-en-blockchain/

Fernández Consuegra, C. B. (2014). Estudios de performance: Performatividad en las artes escénicas. OMM Press.

Fononastra. (s. f.). ¿Qué es el sonido digital? Recuperado 24 de abril de 2020, de https://www.fotonostra.com/digital/sonidodigital.htm

Gates, M. (2017). Blockchain: Ultimate guide to understanding blockchain, bitcoin, cryptocurrencies, smart contracts and the future of money. M. Gates.

Harper, G. (2017). Could ‘alternative facts’ undermine the creative industries? Creative Industries Journal, 10(2), 101-103. https://doi.org/10.1080/17510694.2017.1337980

Harvey, E. R. (2003). La financiación de la cultura y de las artes: Iberoamérica en el contexto internacional (instituciones, políticas públicas y experiencias). Sociedad General de Autores y Editores.

Hernández Rodríguez, F., Santiago Iglesias, D., García Novoa, C., Torres Carlos, M. R., Garrido Juncal, A., & Miranda Boto, J. M. (2018). 4a Revolución Industrial: Impacto de la automatización y la inteligencia artificial en la sociedad y la economía digital.

Iglésias Franch, D. (2003). LA GESTIÓN DE LA IMAGEN DIGITAL [Master de Documentación Digital]. https://www.girona.cat/sgdap/docs/upf.pdf

Inbuze Digital Marketing. (2019, octubre 29). Contenidos digitales: Qué son, tipos y cómo utilizarlos | Inbuze Marketing. Inbuze – Digital Marketing. https://www.inbuze.com/contenidos-digitales/

Jaimovich, D. (2018). Qué son los contratos inteligentes y cómo se usan. Infobae. https://www.infobae.com/america/tecno/2018/02/04/que-son-los-contratos-inteligentes-y-como-se-usan/

Kotler, P., & Scheff, J. (2004). Marketing de las artes escénicas. Fundación Autor.

Leiva-Aguilera, J. (2012). Gestión de la reputación online. UOC.

Maciá Domene, F. (2015). Marketing online 2.0. Anaya Multimedia.

Maldonado, J. (2020). BitMovio, la plataforma de video blockchain donde se gana dinero por ver contenidos. Observatorio Blockchain. https://observatorioblockchain.com/bitmovio-la-plataforma-de-entretenimiento-blockchain-donde-todos-ganan-dinero/

McConaghy, M., McMullen, G., Parry, G., McConaghy, T., & Holtzman, D. (2017). Visibility and digital art: Blockchain as an ownership layer on the Internet. Strategic Change, 26, 461-470. https://doi.org/10.1002/jsc.2146

Molina García, M. D. (2015). La presencia escénica del individuo: Análisis conceptual y empírico de los factores determinantes [Universidad Católica de Murcia]. http://repositorio.ucam.edu/bitstream/handle/10952/1358/Tesis.pdf?sequence=1&isAllowed=y

Mora, A. (2018, octubre 29). ¿Tienen las principales plataformas de streaming cláusulas abusivas? (I). TicsLaw. http://ticslaw.es/clausulas-abusivas-plataformas-streaming/

Mougayar, W. (2017). La tecnología blockchain en los negocios: Perspectivas, práctica y aplicación en internet. Ediciones Anaya Multimedia.

Muro, R. (2011). CREAR Y MOSTRAR EN EL SIGLO XXI. MIRANDO AL FUTURO SIN IRA. LA PRODUCCIÓN Y LA EXHIBICIÓN DE ARTES ESCÉNICAS EN ESPAÑA. 22.

Muro, R. (2018). Informe sobre las artes escénicas en España, su financiación y situación laboral (2018). Academia de las Artes Escénicas de España (AAEE). https://academiadelasartesescenicas.es/revista/31/informe-sobre-las-artes-escenicas-en-espana-su-financiacion-y-situacion-laboral-2018/

Nakamoto, S. (2008). Bitcoin: A Peer-to-Peer Electronic Cash System. 9.

Naughter, T. (2018). Smart Contracts Vs. Traditional Contracts. https://www.contractworks.com/blog/smart-contracts-vs.-traditional-contracts

Otero García, J. E. (2016). La salvaguarda del patrimonio cultural inmaterial. Stoomp, una herramienta para la conservación de la danza como disciplina de las artes del espectáculo. Universidad Rey Juan Carlos.

Pastorino, C. (2018, septiembre 4). Blockchain: Qué es, cómo funciona y cómo se está usando en el mercado. WeLiveSecurity. https://www.welivesecurity.com/la-es/2018/09/04/blockchain-que-es-como-funciona-y-como-se-esta-usando-en-el-mercado/

Pérez Bes, F. (2010). Las prácticas comerciales desleales en Internet. Comunicación y Pluralismo, 9, 195-216. https://doi.org/10.36576/summa.30687

Pettit, P. (2018, noviembre 5). What is Po.et (POE)? | Beginner’s Guide. CoinCentral. https://coincentral.com/po-et-beginner-guide/

Po.et Fundation. (2017). Po.et White paper [Whitepaper]. https://assets.website-files.com/5a0c978e0d22aa0001464356/5a7796662b07370001ace7a1_whitepaper.pdf

Prado, J. A. (2018, noviembre 5). ¿Tienen las principales plataformas de streaming cláusulas abusivas? (II). TicsLaw. http://ticslaw.es/tienen-las-principales-plataformas-de-streaming-clausulas-abusivas-ii/

Rahimi, H., & El Bakkali, H. (2017). State of the art of Trust and Reputation Systems in E-Commerce Context. International Journal of Computer Science Issues, 14(3), 103-109. https://doi.org/10.20943/01201703.103109

Raymond Aldecosía, J. L. (2017). EL CUERPO COMO COMPOSICIÓN ESCÉNICA Y GENERADOR DE NUEVOS ESPACIOS [Tesis Doctoral, Universidad del País Vasco]. https://www.google.com/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=4&ved=2ahUKEwj59taf6vvoAhWDzoUKHYmvBvYQFjADegQIBRAB&url=https%3A%2F%2Faddi.ehu.es%2Fbitstream%2Fhandle%2F10810%2F31004%2FTESIS_RAYMOND_ALDECOSIA_JOSE%2520LUIS.pdf%3Fsequence%3D1%26isAllowed%3Dn&usg=AOvVaw2W4jjLMHiWZt4GUJ_MoGAZ

Rodríguez Cafrán, P. (2017). Blockchain para las industrias creativas. https://lacofa.fundaciontelefonica.com/2017/11/13/blockchain-para-las-industrias-creativas/

Romera Castillo, J., Gutiérrez Carbajo, F., & García Pascual, R. (Eds.). (2016). Teatro y música en los inicios del siglo XXI. Verbum.

Sánchez Aristi, R. (2015). Derecho de Autor y Propiedad Intelectual. Grado en Artes Visuales y Danza.

Soler Benito, C., Monterde, P., Universitat Autònoma de Barcelona, & Departament de Filologia Catalana. (2016). Propiedad intelectual en las artes escénicas [Universitat Autònoma de Barcelona]. http://hdl.handle.net/10803/381261

Soler Benito, C., & Navas Navarro, S. (2016). Artes escénicas y derechos de autor. AISGE [etc.

Sotomayor, E. (2018). Kolokium. http://www.kolokium.es/

Sunyer, R. (2018). Blockchain y las posibilidades que ofrece para una nueva economía urbana (p. 20). http://openaccess.uoc.edu/webapps/o2/bitstream/10609/93126/1/Sunyer%2C%20R._Blockchain.pdf

Takahashi, R. (2018). How can creative industries benefit from blockchain? | McKinsey & Company. https://www.mckinsey.com/industries/media-and-entertainment/our-insights/how-can-creative-industries-benefit-from-blockchain

Tapscott, D., Tapscott, A., & Salmerón, J. M. (2017). La revolución blockchain: Descubre cómo esta nueva tecnología transformará la economía global.

Turing, A. (2017, diciembre 5). De Alan Turing al ‘ciberpunk’: La historia de «blockchain» | BBVA. BBVA NOTICIAS. https://www.bbva.com/es/historia-origen-blockchain-bitcoin/

Universo Fintech. (s. f.). Kolokium Blockchain Technologies. Universo Fintech. Recuperado 24 de abril de 2020, de https://universofintech.com/empresas/kolokium-blockchain-technologies/

Valencia Ramírez, J. P. (2019). CONTRATOS INTELIGENTES SMART CONTRACTS.

Villanueva-Benito, I., & Lacasa-Mas, I. (2017). El uso del lenguaje audiovisual en la expansión de las artes escénicas fuera del teatro: El caso de Don Giovanni, de Mozart (72.a ed.). Revista Latina de Comunicación Social. https://doi.org/10.4185/RLCS-2017-1217

Vogel, H. L. (2004). La industria de la cultura y el ocio: Un análisis económico. Fundación Autor.

Wikström, P. (2013). La industria musical en una era de distribución digital. OpenMind. https://www.bbvaopenmind.com/articulos/la-industria-musical-en-una-era-de-distribucion-digital/